">

domingo, septiembre 17, 2017

Otras veces he reflexionado sobre la muerte.

En este lugar cada día que pasa esta más cerca. por muchas circunstancias, unas naturales y otras provocadas por el mismo ser humano....

Lo mas difícil de toda empresa es comenzarla. Las ideas siempre se tienen, uno las vislumbra, pero la realidad es que nunca tienen inicio ni fin. Uno sabe de que se va a tratar el asunto pero nunca como detonarlo ni rematarlo...

Muchas veces me he imaginado afectado directamente por los violentos sucesos que en esta época enferman a nuestro país. Uno ya no sabe si van en contra de los "malos" o en contra de cualquiera. Lo pondré directo: qué sucede si resulto muerto? no por una enfermedad sino por causa de la violencia e inseguridad que hay por aquí? Al principio si, es inevitable, mi familia sufriría de terror, de angustia, por la perdida de mi.

Cuando era yo niño/adolescente (y ojo que esta es la primera vez que lo confieso públicamente) temía por el fin del mundo. Temía de una forma tan severa que me daban episodios de ansiedad y me descubría acostado mirando el techo con taquicardias y respiración apresurada. Mantenía en el closet de mi recamara una maleta con ropa, agua y documentos por si había un cataclismo. Pero, mientras estaba acostado en la cama, también pensaba: a dónde voy a escapar? es el fin del mundo!, no puedo salir de este planeta. Así me siento actualmente con esta situación. No puedo escapar a otro país, no tengo los medios. Así que me toca asumir mi realidad.

Si resultara muerto, no quisiera que mi familia sufriera. Mas bien, que asumiera que hay en este planeta un sufrimiento menos. A veces cuando miro las fotografías de las personas muertas, balaceadas, quemadas, descuartizadas siento horror y terror, pero de pronto cambio el lado del disco y digo: ya no sufre, ya no tiene preocupaciones, ya no tiene que lidiar con los sucesos violentos... qué forma de pensar es esa? una mediocre por resignarse a la muerte? por que en la vida no pude escalar hasta donde debí hacerlo? estoy desviándome a otros terrenos de reflexión.
____________
17092017
Seguimiento:
No se en que fecha escribí los párrafos anteriores... el sentimiento sigue siendo mucho el mismo.

domingo, abril 23, 2017

Aquí entre nos...

Aquí entre nos te cuento...
que las cosas han cambiado mucho...
reflexiono y concluyo que este blog se ha convertido en un santuario dedicado a ti.
No te lo mereces.
No me mereces.
Yo si quiero que estés aquí, conmigo. Pero tu no quieres.
No me necesitas como yo te necesito a ti.
Se que eres alguien nocivo para mi, pero ya sabemos el cuento de las adicciones...
Como le hago para olvidarte bien.
tu ni siquiera piensas en mi.

fuck you bitch...
.i.

domingo, enero 17, 2016

Adiós

Adiós. Si. Es hora. Gracias por las sensaciones y emociones que explotaron en mi. Gracias.

domingo, noviembre 22, 2015

Castillos en el aire...

Últimamente he pensado mucho en ellos. Los castillos. Alguna vez, me parece, fui habitante de uno. Y ese castillo fue habitante de mi. Pero eso fue solo algo efímero. Eso no duró... O, se puede atribuir una duración a cierta situación... Que tampoco se si lo llegó a ser... Qué fue aquello? No tengo hoy rastro de ello... Mi sentir es que el enlace ya se rompió. Mi pensar es, que pase lo que pase, debo asumir que jamás llegará a ser algo. Es como las nubes en el cielo, que a veces ves un figura, o crees verla, y en segundos desaparece. Es así. Creo que por eso se llaman castillos en el cielo. Porque los ves, lejos, crees tenerlos, pero en realidad no, y se desvanecen en segundos. Se que los volveré a ver, pero tengo que tener cordura, y saber que no serán mios. Porque, de nuevo, en un abrir y cerrar de ojos, desaparecerá.

sábado, marzo 07, 2015

El 15 es mi año. El 15 es la puerta que se abre y se cierra para dejarme pasar a otra etapa.

miércoles, diciembre 10, 2014

Todo comienza cuando uno es niño. Supongo que si, si no como...

Recuerdo estar parado en la sala de la casa, descalso y en "chones". Entraron dos hombres cargando una caja muy grande y larga. De allí sacaron una televisión marca Telefunken

La Onda de la Radio

Bien recuerdo cuando era niño.

La sensación de seguridad y calidez era grata. Mucha luz, una cocina, mi madre preparando comida mientras escuchaba una radionovela. Supongo que era una estación en AM por las interferencias que captan esas señales. Después yo me enteraría de detalles técnicos al respecto. En ese tiempo yo creía que grababan esas radionovelas junto a un río. Vagamente recuerdo las voces de los actores, los acordes de suspenso con los que adornaban la historia: una discusión, un grito, alguien cayendo por unas escaleras y el remate musical de suspenso. Puedo bien recordar como caminaba por la cocina y al escuchar ese momento de la radio me detuve, alcé las cejas y dije: qué está pasando allí?. Luego sonaría la licuadora, el aceite hirviendo en la sartén y los olores de la comida.
Los años pasaron y la radio fue  ajena a mi cotidianidad. Fue cuando entré a la universidad que el panorama de la vida se me amplió. Allí fue donde me enteré de los detalles técnicos que implican las diferentes frecuencias radiofónicas. Descubrí la burbuja mágica que se crea cuando uno está en una cabina de radio. El calor que se hace del encierro, no es malo. Descubrí la onda corta: Radio Francia internacional, Radio Vaticano... países como Cuba, China, Polonia, y otros cuyo origen no pude descifrar por la barrera del idioma. Cada noche pasaba horas en oscuridad, acostado escuchando emisiones de lugares remotos en una grabadora que "pedí prestada". Tantos países y tantas culturas. 

En ese momento, en la cocina, cuando escuchaba la radionovela que tanto me llamó la atención, jamás imaginé que llegaría a formar parte del mundo radiofónico. Soy afortunado.

Hacer radio me transforma. La sensación de la vibración de mi voz en el pecho, el micrófono frente a mi, los audífonos en donde escucho mi propia voz; se hace un ciclo que yo podría llamar vital. 

No quisiera, pero tengo que retomar las palabras de una de mis maestras de radio en la UAM-X, y lo haré rindiendo honor, por que creo que otra frase, con otras palabras, no sería suficiente: 
Hacer radio es la neta del planeta.